LA DIFÍCIL SITUACIÓN DE LAS FAMILIAS MÁS POBRES DE QUILLACOLLO DURANTE LA CUARENTENA

Una familia numerosa de Quillacollo confinada durante la cuarentena. Foto: Osvaldo Chacón

Sin lugar a dudas, la situación que viven muchos quillacolleños no es la mejor; múltiples familias de la ciudad se encuentran sin recursos y algunas han debido recurrir a la elaboración y venta de pan y bizcochos para poder subsistir; tal es el caso de la familia Mamani, que vive en una casa de alquiler en donde adultos y niños deben convivir diariamente. Las familias que ya contaban con escasos recursos antes de la crisis del coronavirus, ven como su situación se agrava cada día más que se mantiene la cuarentena.

Sin tener ingresos fijos para subsistir durante esta crisis, estos hogares han presentado necesidades básica y lógicas, y pese a que los bonos entregados por el gobierno les han ayudado en parte a disminuir la carencia de recursos, no es suficiente para alimentar a tal cantidad de personas.

Simón Mamani, de 32 años de edad, aduce que no ha podido ejercer su trabajo de albañil desde hace ya 2 meses y que ha debido recurrir a la venta de pan para así generar algunos ingresos para su familia.

“No hay trabajo, casi 2 meses llevamos y hay que esperar a que se arregle” expresó el padre de familia.

Los modos de confinamiento no son los mismo dependiendo del lugar en donde se hagan. Si es en un departamento amplio o una casa con jardín, varía de manera exorbitante en relación a llevarla a cabo en un cuarto con espacio reducido, sobre todo si en él existe hacinamiento.

La lucha por frenar la propagación del coronavirus puso en evidencia las precarias condiciones en las viven muchas familias numerosas que viven hacinadas las 24 horas del día.

Según datos del CEDLA, la pobreza afecta al 61% de las y los bolivianos, lo que impacta sobre todo a los trabajadores independientes y proletarios del campo y las ciudades. además revela que hay vulneración, privacidad o ausencia de los derechos humanos individuales y colectivos fundamentales, estableciendo que, cuando las estadísticas oficiales priorizan solamente el enfoque de la línea de pobreza, se tiende a ignorar otro conjunto de derechos que inciden en la calidad de vida de las personas y cuya situación debiera considerarse con la misma importancia en las decisiones de política pública.

Recordemos que Quillacollo se convirtió en la segunda ciudad en crecimiento demográfico de Bolivia, debido a la migración de todas las regiones de Bolivia y esto ha producido un crecimiento caótico y desordenado en la planificación del desarrollo de la mancha urbana.

Soy Quillacollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s